PERRO DE BUSQUEDA Y RESCATE

Perros de búsqueda y rescate


En la actualidad, los perros de búsqueda y rescate se pueden clasificar en diferentes grupos según las tareas en las que sean especialistas. Los dos grupos principales corresponden a los perros de rastreo y los perros de venteo.

Los perros de rastreo, como su nombre lo indica, siguen el rastro de una persona desde un punto A hasta un punto B. Estos perros necesitan un punto de partida y alguna prenda no contaminada de la persona que van a buscar. Se utilizan para encontrar personas perdidas.

Los perros de venteo son los que buscan el olor humano que se encuentra en el aire, sin seguir a una persona en particular. Estos perros son especialistas en encontrar personas enterradas por derrumbes, personas enterradas por avalanchas, cadáveres de personas ahogadas, evidencias humanas en escenas de crímenes, etc.


 

Perros de rastreo

Los perros de rastreo, también conocidos como perros de rastro, siguen el olor de las personas perdidas. Estos perros son capaces de seguir el rastro de una persona porque han sido entrenados para discriminar olores. En otras palabras, no buscan cualquier olor humano, sino un olor en particular.

Existen dos tipos principales de actividades de rastreo: el rastreo en grandes áreas y el rastreo en zonas urbanas.

Normalmente, la búsqueda en zonas urbanas suele ser más difícil para los perros porque en estas zonas existe mucho tráfico de personas, mascotas y automóviles. Además, el cemento y el pavimento tienden a conservar los olores por menos tiempo que las superficies naturales. Finalmente, puede haber una gran cantidad de personas y automóviles circulando mientras el perro está rastreando, lo que dificulta la búsqueda.

Por su parte, la búsqueda en grandes áreas es más amigable para los perros ya que las zonas son menos transitadas y las superficies naturales suelen retener mejor el olor de la persona buscada. Además, las superficies naturales proporcionan una segunda fuente de información para los perros que es el olor de contacto.

Dado que los perros de rastreo discriminan olores, necesitan dos cosas para empezar a rastrear:

  • Un punto de partida, también conocido como el último punto en que se vio a la persona
  • Una muestra no contaminada del olor de la persona

El “último punto en que se vio a la persona” no es necesariamente el último punto en que realmente se vio a la persona, sino el último punto desde el que se puede iniciar la búsqueda.

La muestra no contaminada de olor es cualquier artículo que tenga el olor de la persona perdida. Las fuentes de almohadas y los pijamas suelen ser excelentes muestras de olor, pero otras prendas de vestir y otros artículos pueden ser igualmente útiles. Es muy importante mantener esta muestra sin contaminar, por lo que se usan pinzas para manejarla y bolsas Ziploc o bolsas marrones de papel para transportarla (las bolsas comunes de basura no sirven porque son tratadas químicamente para alterar los olores). Generalmente, los perros de rastreo trabajan sujetos a una correa larga (de unos 10 metros) que se une a un arnés. Sin embargo, esto no es obligatorio y existen perros de rastreo que trabajan sin estar sujetos a la correa.

El olor de contacto es el olor (y posiblemente también algo de información visual) generado por la distorsión del ambiente cuando la persona camina. Por ejemplo, el olor de las ramas rotas o de insectos aplastados.

Aunque los perros de rastreo no pueden seguir una pista sólo por el olor de contacto, los expertos creen que este olor puede proporcionar información adicional (quizás también información visual) en las circunstancias apropiadas.


 

Perros de venteo

Los perros de búsqueda y rescate más conocidos son los perros de venteo. Éstos son los que se usan para encontrar víctimas sepultadas por avalanchas o derrumbes, personas ahogadas, evidencia en escenas de crímenes, etc.

A diferencia de los perros de rastreo, los de venteo no siguen una pista sino que buscan el olor humano en los alrededores por lo que son la mejor opción cuando hay que localizar víctimas que pueden estar enterradas en cualquier lugar de la zona de un desastre.

Puesto que no siguen un rastro, los perros de venteo no buscan con la nariz pegada al suelo. En su lugar, llevan la nariz en alto y van olfateando el aire. De esta manera logran capturar el olor emitido por las personas.

– Cómo trabajan los perros de venteo

Como estos perros no siguen un olor específico, pueden dar falsas alarmas al seguir el olor de una persona que esté presente en la zona pero que no es una víctima. Para evitar esto, generalmente se divide el área en cuadrículas (aunque esto depende de la situación) y cada equipo trabaja en una sola cuadrícula. Cada equipo está conformado por el perro y su guía y, algunas veces, algún ayudante.

Los perros de venteo necesitan empezar a trabajar con el viento en su contra, ya que de otra manera serían incapaces de percibir el olor de las víctimas. Cuando se trata de buscar en áreas relativamente grandes, los perros empiezan siguiendo un trayecto perpendicular al viento. De esta forma aumenta la probabilidad de que detecten algún olor, aunque sea poco concentrado.

Después, cuando han detectado la presencia del olor, pueden enfocarse en ubicar la fuente.

Por supuesto, la forma de trabajo depende mucho de la situación que enfrenten los perros de rescate y sus guías. Por ejemplo, puede resultar imposible que los perros hagan un trayecto perpendicular a la dirección del viento en zonas urbanas. Lo que suele ocurrir en los derrumbes es que los perros y los guías trabajan directamente sobre la superficie, aprovechando la brisa para detectar los olores.

Se piensa que los perros de venteo localizan a las víctimas siguiendo la concentración del olor de las mismas. El olor sería menos concentrado en lugares alejados de la víctima, y se iría concentrando en las cercanías de la víctima. De esta manera, los perros rescatistas seguirían un cono de olor, más extenso y menos concentrado en las lejanías de la víctima y más localizado y concentrado en las cercanías de la víctima.

Los guías de perros de búsqueda y rescate

Los perros de búsqueda y rescate se ponen de moda cada cierto tiempo. O, mejor dicho, después que ha ocurrido una tragedia que ha hecho noticia y en la cual han participado estos perros. En ese tiempo, muchas personas quieren convertirse en guías de perros de búsqueda y rescate.

Sin embargo, no es fácil convertirse en guía de perros de búsqueda y rescate. Algunos requisitos que debe cumplir un guía de perros de búsqueda y rescate son:

  • Completar un entrenamiento mínimo de aproximadamente dos años
  • Tener conocimientos profundos del comportamiento canino y, en particular, del comportamiento de su propio perro
  • Estar certificado en primeros auxilios y resucitación cardiopulmonar, tanto para humanos como para perros
  • Tener conocimientos teóricos y prácticos de técnicas de supervivencia y camping
  • Contar con sólidos conocimientos de navegación y orientación en campo, uso de GPS, uso de mapas cartográficos, uso de brújulas, etc.
  • Estar dispuesto a acampar frecuentemente, no sólo durante las actividades de rescate, sino también durante los entrenamientos
  • Estar dispuesto a entrenar con mucha frecuencia, dejando de lado muchos fines de semana y fiestas
  • Estar dispuesto a recibir llamadas de auxilio, y responderlas, a cualquier hora y en cualquier día
  • Tener o adquirir experiencia en algunos deportes de riesgo como escalada en roca, montañismo, buceo, rapel, etc.
  • Tener un estado físico superior al promedio (aunque no es necesario ser un deportista consumado)
  • Ser muy estable emocionalmente para poder soportar las búsquedas infructuosas o aquéllas en las que solamente se encuentran personas muertas
  • Contar con un trabajo flexible que le permita ausentarse ocasionalmente cuando sea requerido como voluntario SAR
  • Tener una familia comprensiva que lo apoye en el voluntariado que realiza
  • Contar con dinero suficiente para pagar el entrenamiento (el suyo y el de su perro), los viajes, el equipo, etc.
  • Tener habilidad para trabajar en equipo
  • Estar dispuesto a recibir como única recompensa la alegría de haber salvado una vida y, en la mayoría de los casos, la simple alegría de haber participado en la búsqueda de una persona

Además de los requisitos mencionados, un guía de perros de búsqueda y rescate tiene que ser consciente de que la relación que mantendrá con su perro no será normal.

De hecho, los guías y sus perros pasan tanto tiempo junto que algunos rescatistas dicen que tienen un matrimonio con sus perros. Esto es muy importante, ya que cualquier persona que quiera convertirse en guía, tiene que ser muy consciente de todo el tiempo que tiene que dedicarle al animal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s